Anécdota 5: le dimanche / aprender francés básico/ barcelona


Solo trabajo con grupos reducidos, de cuatro a seis personas, para que se aprovechen al máximo las clases. 
Alguna que otra vez, por cuestiones diversas, nos queda pendiente alguna clase.
Y como a veces es difícil cuadrar los horarios de todos, les digo que incluso estoy disponible los fines de semana, es decir, viernes, sábado y domingo (dimanche).

No hace mucho, me encontré por primera vez que uno de estos grupos se negó en redondo a mi propuesta. Entiendo que el week-end (los franceses hemos adaptado este término inglés) es un tiempo sagrado para descansar y seguir con nuestra vida, pero me preocupaba que no pudieran rematar bien el curso.
Entonces recordé que quizás para alguno de ellos, dar clase de francés un domingo podía resultar…digamos, “sospechoso”.

Hace bastante tiempo, durante una de esas clases extras en domingo, de 19 a 21 h., horario que me parecía razonable y que fue bien acogido por todos, sucedió algo peculiar:

Ahí estábamos, resistiendo y esforzándonos, tanto la profe como los alumnos, cuando de repente, diez minutos antes de finalizar, llamaron al interfono.

Sorprendida, respondí y se oyó una voz alterada de mujer preguntando por Léonard (los nombres de los personajes que aparecen en este blog han sido cambiados por nombres franceses peculiares) .

“¿Perdón?” respondí.
“¿Está Léonard?”, repitió la mujer y aclaró: “Soy la mujer de Léonard y quiero saber si mi marido está aquí”.
Le contesté que sí, que era su profesora de francés, que faltaban todavía 10 minutos para finalizar y que se tranquilizase, pues Leónard iba a ponerse al interfono.
Llamé a Léonard, tan sorprendido como yo, y cuando le dije que su mujer estaba abajo y que contestara al interfono, se puso rojo como un pimiento.
Léonard contestó muy azorado y volvió a clase, que terminó con cierta tensión y la incredulidad de sus compañeros.

Entonces me di cuenta de que una clase de francés un domingo a última hora puede resultar….sospechosa y quizás crear dudas entre las parejas si uno dice “Cariño, ya sé que es domingo y que juega el Barça, pero tengo clase de francés por la tarde”…

Lección 5

Para mí lo más importante es que todos los alumnos saquen provecho de mis clases de francés y que aprendan al máximo posible. Por ello, si por algún inconveniente se suspende una clase y veo interés sincero por su parte, estoy dispuesta a sacrificar algún fin de semana para que puedan recuperar la clase perdida y que no se quede nadie colgado respecto al contenido programado de cada trimestre. 
No hace mucho, con motivo de un partido de Champions, una clase de martes por la noche me pidió "el día libre" a cambio de recuperar esa clases un fin de semana. 

Hablando de fútbol, ¿sabéis que en casi todos los países se dice ¡GOOOOOOL! pero en francés es otra cosa? Nosotros decimos BUT!!! y, en cambio LE GOAL (ou le gardien de but) es...¡EL PORTERO!
Ya véis.....French are different!