Article 12:Vous avez dit "petit"?/Clases de francés en Barcelona


VOUS AVEZ DIT “PETIT”?

A propósito de las intenciones de le petit Nicolás* Sarkozy de presentarse a las próximas elecciones generales francesas, el corresponsal de La Vanguardia en París, Lluís Uría, señala en un divertido artículo del 27 de agosto de 2016, que  “En Francia, todo –o casi todo- es pequeño, o susceptible de serlo”.

Y tal como plantea el artículo, ciertamente, el adjetivo petit, es uno de los más utilizados en la lengua francesa. Como no hay sufijos diminutivos –como sucede en español; por ejemplo, pequeñito, blanquito, gordita, gorrito, perrita…para designar pues el tamaño de pequeño, se antepone el adjetivo petit, lo que ha dado lugar a que con el tiempo y las influencias externas, dicho adjetivo haya adquirido numerosos significados y matices.

En París, el menos es más, y como a los parisinos no les gusta lo ostentoso, muchas veces introducen el adjetivo petit para moderar significados y placeres (una manera de colarlos, vaya).

Así pues por la mañana nos tomamos un petit-déjeuner, antes de ir a comer a un petit resto, nos bebemos une petite bière; quizás después del almuerzo hacemos una petite sieste, damos un petit tour (una vueltecita, ¿eh? No es el Tour de France). Y por la noche cenamos en petit comité u organizamos une petite soirée.

Uno puede compartir sus afectos con un/e petit/e ami/ie, con quien se irá a pasar le petit week-end fuera de la ciudad. Eso sí, si se trata solo de un rollete, lo dejamos en une petite aventure.

¿Y qué decir de la petite robe noire de Chanel, es decir, un vestido cóctel negro, que ya es un fondo de armario de gran parte de las mujeres occidentales? Y en plan rústico, si váis al campo no os olvidéis de llevar une petite laine (la rebequita de la abuela de toda la vida).

En el año 2012 se celebró el Congreso Mundial de Lingüística Francesa, el profesor australiano Bert Peeters apuntó que petit siempre suaviza el significado de las cosas, minimiza significados o subraya aspectos afectivos.

Dichos matices se han colado incluso en el lenguaje político actual, pues se habla de los petits blancs: la clase trabajadora francesa, empobrecida, excluida y marginada. Fue el profesor Aymeric Patricotal quién introdujo este término en 2013 a raíz de su libro Les petits blancs: un voyage à la France d´en bas (Los petits blancs: un viaje a la Francia de abajo).

Ah, el dinero…si hay que firmar un cheque o una hipotecón que nos asfixiará para el resto de nuestra vida, utilizamos une petite signature, no sea que tengamos un petit problème con el banco y pasemos un petit séjour en prisión como un petit con (gilipuá –que queda más fino).

Por cierto, aunque se escriba así, si queréis parecer franceses de verdad, pronunciadlo p´ti!!!


(*) Le petit Nicolas es un divertido libro de francés obligatorio para los estudiantes, que ha devenido en clásico (¡nada que ver con el otro petit Nicolas, monsieur Sarkozy!)