¿Es mejor aprender francés online o con un curso presencial?


Es como si pudieras verlo; te apuntas a un curso en línea con toda la ilusión del mundo y a los pocos días pierdes la motivación por falta de motivación. ¿Te ha sucedido esto? Entonces es que quizás necesites clases presenciales. Ahora bien, si eres de esas personas que no son capaces de llevar una rutina, ¿Por qué no plantearte aprender francés online? Te proponemos un sencillo test para que descubras si lo tuyo es estar en pie de guerra y aprender socialmente o si prefieres hacerlo desde tu propio hogar.

Pros y contras de los cursos de francés presenciales


Aprender Francés en Barcelona



Obtener más conocimientos del aprendizaje activo (hablar en francés) y la interacción con profesores y alumnos son las principales ventajas de aprender francés presencialmente. 

Solo se aprende a hablar en francés hablando



Aunque suene a redundancia, no hay manera de aprender un idioma de forma totalmente pasiva. Si bien es cierto que tienes que leer, ver películas y escuchar música en el idioma para mejorar tus aptitudes de aprendizaje pasivo, si lo que quieres es aprender francés hablado, las clases presenciales son la mejor manera (sino la única). 

Mayor motivación para seguir adelante


El compromiso que te genera el hecho de tener compañeros de estudio y un profesor es una de las razones para realizar clases presenciales de idiomas ya que podrás compartir con otros tus momentos menos implicados y motivaros grupalmente. 

Aprendizaje mutuo


Cuando aprendes en un entorno offline, descubres datos acerca de Francia, cursos y becas relacionadas, trucos para aprobar los exámenes oficiales y el propio profesor te da claves para que puedas pasar las certificaciones. Es una información adicional que no se suele tener en cuenta. 

Un método estructurado y un “coach”: El profesor es el entrenador personal en este ámbito. Te propone plazos para concluir cada módulo de aprendizaje y te ofrece la posibilidad de ampliar tus conocimientos más allá de lo meramente académico. 


Los principales inconvenientes de aprender francés con un curso presencial son la rigidez en cuanto a horarios y que, en muchos casos, solo hay dos días de clases por semana o tres. Por supuesto, también agregamos que suelen ser más costosos que la formación online que, en muchos casos, es completamente gratuita. 

Pros y contras de los cursos de francés online


Los cursos e-learning están pegando fuerte debido a su gratuidad (o precios bajos) así como a la flexibilidad que acompaña a las nuevas generaciones. Estas son sus ventajas.

Más económicos que los cursos presenciales



Aprender francés online es más barato por internet o a través de aplicaciones móviles. De hecho, hay cursos de apps móviles como Babbel que te propone una tarifa de 9,99€ al mes para aprender francés hasta un nivel medio. Por supuesto, los cursos E-mooc no preparan para ningún tipo de certificación concreta. Son, más bien, complementarios. 

En cualquier momento, en cualquier lugar


El boom de los cursos de francés online tiene su naturaleza en la sociedad occidental actual; son dinámicas y flexibles. Se ajustan a horarios imposibles por lo que suelen ser elegidos por trabajadores que quieren ampliar sus conocimientos. 


Los inconvenientes principales de la modalidad de estudio online es que las aptitudes activas (como es mantener una conversación correcta a nivel fonético) no se desarrollan lo suficiente. 

Dificultad para desarrollar el aprendizaje activo del idioma



Aunque algunas herramientas online para aprender francés incluyan sistemas con micrófono para poder interaccionar con el software, lo cierto es que el margen de error es muy amplio y, a menudo, la corrección fonética y la riqueza en vocabulario no se desarrollan lo suficiente debido a que la mayor parte de respuestas son cerradas. 

Insuficiente información acerca de certificaciones oficiales


Si quieres obtener algún tipo de certificado es fundamental la formación presencial por un motivo; los formadores suelen saber cuáles son los puntos fuertes que debes potenciar y aquello que has de mejorar. 



Los buenos cursos online son igual de costosos que los presenciales: Un curso de francés en línea que realmente te ayude a aprender francés es igual de caro que acudir a una academia presencial (y esto sin tener en cuenta que en una academia presencial tus competencias habladas en francés serán mucho mayores). 

La tercera vía: los cursos para aprender francés combinados


Frente a la tendencia habitual a oponer dos conceptos; ¿Aprender francés online o con un curso presencial? Te propongo algo nuevo: un híbrido entre clases presenciales varios días a la semana y clases online gratuitas gracias a las numerosas aplicaciones móviles gratuitas para aprender francés que existen. Esta tercera vía te permitirá preparar tus exámenes oficiales de francés y aprender el idioma a un nivel experto a la par que practicas diariamente con las apps que hay en el mercado y que no tienen ningún coste.

Dicho todo esto, te animo a que entres en el debate, ¿Tú que prefieres?¿Clases presenciales u online? Después de esta anécdota que sucedió en Barcelona, quizás te decantes por una de las opciones. Salut! 

Imágenes: Giphy-PierrotLeFou.